Main image
26 Junio
2013
Escrito por MundoSquash

Elegir la raqueta de Squash adecuada para nosotros puede convertirse en una tarea ardua si no sabemos qué parámetros debemos considerar. Para más inri, cada jugador tiene un estilo de juego propio que unas veces no conoce, y otras evoluciona con el tiempo. Por tanto, las necesidades de la raqueta pueden variar según el momento, y no es raro que los jugadores asiduos tengan varias raquetas en la mochila.
Para simplificar el proceso de compra de nuestra raqueta de Squash, MundoSquash ha elaborado esta guía que te ayudará a valorar los distintos parámetros a tener en cuenta. Aunque te adelantamos que, como todo en la vida, el mejor método es el de prueba y error, ya que tenemos que conocernos a nosotros mismos y a nuestro estilo para saber bien en qué fijarnos.

Si no te interesa conocer el detalle de cada parámetro y puedes consultar directamente el resumen con nuestros consejos de elección y compra.

En cualquier caso, os invito a dejar vuestros comentarios al final, contadnos qué raquetas habéis probado y qué os funciona mejor o peor!

 

 

Allá vamos…

Para empezar, vamos a ver cuáles son las partes de la raqueta.

partes-raqueta-squash

Ahora analicemos cada uno de los parámetros al detalle.

 

Empuñadura (grip)
La empuñadura es uno de los elementos más importantes de la raqueta, ya que es la parte que está permanentemente en contacto con nuestro cuerpo. Aunque paradójicamente, es uno de los elementos en los que menos nos debemos fijar a la hora de elegir una raqueta de squash. Esto es así porque generalmente las raquetas tienen todas un tamaño estándar de la empuñadura.

Afortunadamente, es posible forrar el mango con un overgrip para ajustarlo al tamaño adecuado de nuestra mano y que nos sintamos cómodos al cogerla. Podéis ver esta entrada para comprender la importancia del agarre de la raqueta.

 

Eje y Vara
La anchura de las raquetas de Squash suele oscilar entre los 16 y los 21mm. Por lo general, los jugadores más técnicos suelen optar por raquetas más finas, ya que ofrecen mayor maniobrabilidad.

Por el contrario, raquetas de perfil ancho ofrecen mayor potencia de golpeo. Además, permiten absorber mejor las vibraciones producidas por un golpeo descentrado, por lo que suelen ser aptas para principiantes.

La anchura de la vara está a su vez muy relacionada con la rigidez de la raqueta.

 

Equilibrio (balance)
Este es uno de los parámetros más importantes a la hora de elegir la raqueta, y a su vez uno de los más subjetivos. Lamentablemente, no existe una receta mágica, ya que nos sentiremos más cómodos con un balance u otro en función de nuestro estilo de juego.

El equilibrio de la raqueta se refiere al centro de gravedad de la misma, y éste puede tender a la tapa inferior de la empuñadura o a la extremidad superior (cabeza). Básicamente, existen 3 tipos de equilibrio o balance en la raqueta de Squash:

-       Cabeza pesada (head-heavy)

-       Cabeza ligera (head-light)

-       Equilibrio (balanced)

Si apoyamos la raqueta paralela al suelo sobre nuestro índice y buscamos el equilibrio, si éste está más cerca de la cabeza hablaremos de una raqueta de cabeza pesada, y viceversa.

Por lo general, las raquetas de cabeza ligera son más manejables y aptas para un juego rápido donde primen las voleas, aunque en juego rápido pueden ser más difíciles a la hora de controlar los golpes. Las de cabeza pesada por el contrario permiten controlar mejor el golpe y aumentar la potencia, aunque a costa de perder en reactividad.

Tradicionalmente, los jugadores profesionales solían preferir las raquetas de cabeza pesada, pero a medida que el juego se ha vuelto más reactivo, la tendencia ha ido en el sentido contrario.

De nuevo, se trata sin duda de uno de los parámetros más subjetivos, por lo que es conveniente probar y probar para sentirnos cómodos con un tipo u otro.

 

Garganta (throat shape)
La garganta puede ser abierta o cerrada.

Una garganta abierta ofrece una superficie de cordaje mayor, por lo que es más permisiva con los golpes descentrados, y potencialmente más apta para principiantes. Una garganta cerrada implica por el contrario una superficie de cordaje menor.

Sin embargo, según otro criterio de clasificación, la garganta abierta al disponer de mayor superficie, ofrece también mayor potencia de golpeo, mientras que la garganta cerrada aumenta la rigidez y por tanto el control en el golpeo.

 

Cordaje y tensión
Otro de los parámetros más importantes de la raqueta, aunque generalmente ignorado por los principiantes, es el cordaje y su tensión.

Primero, el tipo de cordaje. Las cuerdas pueden ser de 3 tipos: de tripa natural (las mejores y más caras), de monofilamento (resistentes pero de peor tacto) y multifilamento (fibra sintética, ofrece un término medio y son por tanto las más populares).

Después nos fijamos en el calibre. Típicamente nos encontraremos los siguientes calibres posibles:

 

Calibre Diámetro
18 17
1.06 – 1.15 mm 1.16 – 1.25 mm

 

El compromiso aquí es que un calibre menor ofrece más potencia de golpeo, pero a su vez menor resistencia y durabilidad.

Por otro lado, está la tensión del cordaje, que suele oscilar típicamente entre los 10kg y los 20kg. La ecuación básica que nos interesa conocer aquí es que, a mayor tensión, más control, y a menor tensión, más potencia. No olvides que a medida que juegues, la tensión irá disminuyendo, por lo que es recomendable reforzarla cada cierto tiempo.

Otro factor que podemos considerer es el tamaño de los agujeros en la vara por donde se tensa el cordaje. Si los agujeros son más grandes, las cuerdas tendrán mayor libertad de movimiento que a su vez puede incrementar la superficie de golpeo. Pero bueno, es un parámetro menor que no hay que tener en cuenta necesariamente.

 

Peso
El peso es, junto con el tamaño, uno de los parámtros más obvios a la hora de valorar una raqueta de Squash. Típicamente, el rango amplio abarca desde los 100gr hasta los 200gr, sin cordaje.

Como el resto de parámetros, es una cuestión de preferencias, pero por lo general se suelen preferir raquetas más ligeras, ya que además de ser más manejables, permiten “sentir” mejor el golpeo de la bola. Para los principiantes también suele ser mejor ya que la sensación de arrastre es menor.

Históricamente, las raquetas más pesadas eras preferidas por los jugadores con un estilo donde primaba la potencia, ya que al golpear la bola, a la fuerza del brazo se suma la propia masa de la raqueta, lo que aumenta la fuerza del golpeo. Sin embargo, los nuevos materiales permiten aunar control y potencia.

En este caso, el compromiso es por lo general con el precio. Raquetas más ligeras tienden a ser más caras. Para la mayoría de los jugadores medianamente aficionados, hasta un peso de 160gr está bien.

 

Tamaño y forma de la cabeza
Normlamente este parámetro está asociado con la gargante de la raqueta. Si la superficie de la cabeza es mayor, obtendremos más potencia en el golpeo y mayor margen de error para los golpes descentrados. Una superficie menor por el contrario, nos permitirá controlar mejor el golpeo.

Por otro lado, en general los jugadores principiantes tienden a escoger raquetas más grandes para poder practicar el ir afinando el tiro :-)

 

Rigidez
Otro de los parámetros personales y subjetivos es la rigidez de la raqueta, que viene determinada en gran medida por el material empleado en su fabricación. La rigidez busca paliar el efecto “látigo” que pueden producir raquetas más flexibles. Si bien una raqueta más flexible es más fácil de controlar para un jugador novel (controlar la raqueta, no el golpeo), los jugadores expertos prefieren las raquetas más rígidas, puesto que aumentan la potencia y el control en el golpeo.

Cuanto más rígida sea la raqueta, menos fuerza se perderá en el golpeo debido a las vibraciones del marco. Además, cuanto más rígida sea la raqueta, mayor control de golpeo proporciona ya que se incrementa la tensión.

Y sí, lo habéis adivinado, a mayor rigidez, mayor precio ;-)

 

Precio
Como excluir el precio como factor de decisión a la hora de comprar nuestra raqueta de Squash?

Imposible.

Aunque hoy por hoy hay que reconocer que los precios han bajado mucho, y podemos encontrar raquetas de Squash a partir de los 20€, no nos engañemos. Por este precio no esperemos encontrar nada bueno ;-)

Lo mejor de la aparición de raquetas de gama baja, es que disminuyen las barreras de entrada a la práctica del deporte (que bastante tienen con cobrarnos la hora de pista a precios de escándalo en algunas ciudades…). Así, está bien para el que se inicie en la práctica del Squash poder empezar con raquetas de gama baja, para poder probar y descubrir su estilo de juego antes de decidir invertir más.

Como siempre, podemos encontrar raquetas tan caras como queramos, aunque en nuestro afán de simplificar podríamos indicar que las raquetas de gama baja pueden oscilar entre los 20 y los 40€, las de gama media entre los 40 y los 80€, y a partir de los 80€ ya podemos hablar de raquetas razonablemente buenas.

 

Material
Para terminar, las raquetas pueden estar fabricadas en distintos materiales. La elección de un material u otro va a condicionar otras variables, como el peso, la rigidez, o por supuesto, el precio. Típicamente las raquetas en la actualidad se componen de grafito y sus derivados, como fibra de carbono o grafeno, así como otros materiales como el titanio o el kevlar.

En teoría, las mejores raquetas son las más ligeras, aunque materiales más ligeros suelen ser a su vez más flexibles y menos rígidos, por lo que se pierde potencia al golpear y disminuye la robustez y durabilidad de la raqueta. Las nuevas aleaciones de compuestos sin embargo, tienden a resultar en una mayor robustez y a su vez ligereza, aunque esto evidentemente tiene un precio más elevado.

Al final, la elección del material va a ser una decisión muy subjetiva, que dependerá de nuestro nivel, nuestro compromiso a practicar el deporte, y nuestro presupuesto, por lo que es difícil medirla con datos objetivos.

 

 

Resumen: nuestros consejos

Como hemos visto, en la elección de la raqueta de Squash más adecuada, al final la decisión de  cada parámetro casi siempre se reduce a un compromiso entre control y potencia.

Aunque ojo, no todos los parámetros influyen igual (por ejemplo, el peso puede ser un factor a tener más en cuenta que el hecho de que la raqueta tenga garganta abierta o cerrada). Pero la ponderación es subjetiva, por lo que entra en juego el estilo de cada jugador y sus preferencias personales.

A modo de resumen, podemos elaborar una tabla orientativa que te dará algunas indicaciones básicas según seas un jugador más de potencia o de control. Y tranquilo, si eres novato y aún no sabes de qué pie cojeas, también te podemos orientar ;-)

 

Parámetro POTENCIA CONTROL PRINCIPIANTE
Ancho de vara Indiferente Más fino Indiferente
Equilibrio Cabeza pesada Cabeza ligera Equilibrado
Garganta Abierta Cerrada Indiferente
Cordaje (calibre) 17 17 18
Cordaje (tensión) Menor tensión Mayor tensión Indiferente
Peso < 160gr <160gr Indiferente
Tamaño Mayor tamaño Menor tamaño Mayor tamaño
Rigidez Más rígida Más rígida Menos rígida

 

Otros parámetros tales como el precio (y relaciondo con él, el tipo de material empleado) no entramos a valorarlos, ya que ahí entran en juego factores altamente subjetivos que dependen de la situación personal de cada uno.  Y por supuesto, no olvidemos que el valor que tome cada uno de los factores afectará al precio final!!

 

¿Qué opinas? ¿Quieres compartir tu experiencia?

¡¡ Déjanos un comentario !!

1 Comment

  1. JOSE V
    20/04/2014

    Muy buena descripción, gracias.

Leave a Reply

BLOGROLL

ARCHIVE